viernes, 17 de agosto de 2012

Metropolitan museum

Tengo que reconocer que, después de varias semanas lejos de mi hogar, al observar y capturar la esencia de cada una de estas increíbles piezas, me sentí tan arropada y acogida como si estuviese en mi salón, en Barcelona. 
Son estos pequeños detalles los que hacen que valga la pena una experiencia como la que me siento afortunada de estar viviendo. 









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada